¿De verdad quieres que tu hijo sea médico? ¿Por qué no poeta o luchador de sumo?

¡Relájate! Ya veremos cómo se dan las cosas. Es lo que le digo a quienes tienen hijos.

Algunos padres, cual película de reencarnación, piensan adjudicarse, por derecha, los deseos de sus hijos, con el fin de verlos convertidos en todos unos doctores. ¡Vaya, qué grandeza! De estos antiguos niños, adolescentes, jóvenes, ¿cuántos viven hoy insatisfechos? No parece que comprendan muy bien la palabra “felicidad”, sino más bien “necesidad”. Aquel es un atropello a los deseos de nuestros hijos. Si de pronto escogen artes, pues que sea ese su rumbo, o, por el contrario, si quieren ser músicos, maestros en matemáticas o pertenecer a una escuela de ballet, ¿cuál es el problema? No los prives de eso. Claro, lo que si no puedes pasar por alto, es conocerlos, identificar su talento desde un principio, saber en qué son buenos y si eso que hacen en verdad les gusta. El maravilloso aporte de la genética, nos demuestra que todos los seres humanos heredamos una serie de rasgos de personalidad que nos hacen diferentes. Por eso, Ramón sabe de cálculo y Lina de biología. Pero, ¿cuál es el problema? Obviamente no es que Lina no sepa de cálculo, sino poderle explicar a ella y a todos los otros que no hay ningún enredo con eso. Dijo Albert Einstein: «Si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, pensará toda la vida que es un inútil». Así que ya déjate de cuentos. Por otro lado, hay quienes piensan que, en la infancia, es más importante que los niños sepan leer y escribir. Claro, de lo contrario, la profesora les pone “0” y adjunta una nota en el observador del alumno, argumentando que el niño está atrasado con respecto a los compañeros. ¡Gran error! Ellos necesitan, antes que nada, comprender lo que es la vergüenza, la empatía, aprender a cuestionarse de lo que pasa en su entorno, desarrollar la creatividad y conocer sus emociones. No los lleves al fracaso antes de tiempo, pues la felicidad es lo único que consigue mantenernos a flote en un mundo apresurado, superficial, un mundo que pareciera estar más controlado por cabras, vacas, asnos y cerdos… (Recordando a George Orwell).

Escrita por Óscar soler

Instagram: oscarsoler_ps

Facebook: oscarsolerps

compartir:
error2000
fb-share-icon0
Tweet 5

Deja un comentario

es_COSpanish