La coyuntura de las acciones para prevención y contención de COVID-19 contribuyó en la reducción del número de casos por enfermedades respiratorias agudas.

Contrario a lo esperado, la Secretaría de Salud de Boyacá, a través de la Oficina de Vigilancia en Salud Pública, ha evidenciado en el Departamento una drástica reducción de ERA, por consulta externa y urgencias, las cuales registraron en el año 2019, de la última semana de marzo a la primera de mayo: 24.204 casos y en los mismos periodos del año 2020, tan solo 6.193 casos, es decir una reducción del 74,4%. Este comportamiento fue ratificado por el Instituto Nacional de Salud, que, en su Boletín Epidemiológico, a semana 17 de 2020, demuestra la reducción del 76,7%, respecto a lo esperado para el departamento.

De manera simultánea, se ha observado un incremento en la notificación de casos de infecciones respiratorias agudas graves, como producto de la vigilancia intensificada que los prestadores de servicios de salud vienen realizando, en cumplimiento a los protocolos para la búsqueda de casos probables de COVID-19, que han ampliado los criterios para su identificación. Estas cifras reflejan la efectividad de las estrategias desarrolladas en el departamento, para la contención de COVID-19 y del pico respiratorio de ERA.

“No nos podemos confiar porque no hay certeza de las realidades que se viven los hogares y mucho menos de las nuevas normalidades que empezarán a vivirse con la reapertura de algunos sectores económicos y de las medidas que favorecen la salida de menores de edad, con las correspondientes restricciones” expuso la directora de Promoción y Prevención en Salud.

Mónica María Londoño Forero

El autocuidado es la clave

mujer caminando en medio de la lluvia
Foto: GobBoyacá

La profesional de la Secretaría de Salud de Boyacá, Nancy Chaparro, manifestó que cada año, por esta época, la entidad intensifica las estrategias de prevención de enfermedades respiratorias, como lavado de manos, uso de tapabocas, higiene de los alimentos, aislamiento en casa de personas con síntomas respiratorios e identificación de signos de alarma.

“No obstante, la coyuntura con la etapa pandémica de COVID-19, ha llevado a las adminsitraciones locales a comprender la importancia de las políticas públicas en la salud de sus comunidades; a las instituciones a garantizar las medidas de protección de sus trabajadores y usuarios y, a las familias a comprender la importancia del autocuidado para la prevención de las enfermedades”, aseguró Chaparro.

Por lo anterior, se hace un llamado para continuar con el desarrollo de las medidas de prevención y contención, que no solo se ven reflejadas en la reducción de casos, sino en la disponibilidad de los servicios de atención en salud, que se podrán concentrar en las situaciones derivadas de la emergencia por COVID-19, garantizando más y mejores oportunidades para la atención. (Fuente: Prensa Secretaría de Salud ).

compartir:
error2000
fb-share-icon0
Tweet 5

Deja un comentario

es_COSpanish