El presidente Petro confirmó la declaración de desastre natural para hacer frente a la emergencia provocada por los intensos incendios forestales que afectan a diversas regiones del país. Desde El Charco, Nariño, donde lideró la jornada de Gobierno con el Pueblo en el Litoral Pacífico, el primer mandatario aseguró que, por el momento, no se buscará ayuda internacional, pero se evaluará esta opción si las capacidades del Gobierno nacional se ven superadas.

Petro subrayó la importancia de contar con recursos para movilizar helicópteros, carros tanque y llevar agua a municipios con deficiencias en el servicio. Enfatizó que la situación se clasifica como desastre natural, una facultad del Gobierno que, mediante la firma de todos los ministros, permite reasignar partidas presupuestarias para resolver problemas, como el traslado de recursos para poner en funcionamiento helicópteros.

El decreto, tendrá una duración de un año y se utilizará para reparar las afectaciones causadas por los incendios, considerando a las víctimas climáticas. Petro explicó que esta medida permitirá movilizar recursos y tomar acciones inmediatas para solucionar problemas derivados de desastres naturales.

En un contexto paralelo, el Gobierno de Boyacá, recientemente también declaró la Calamidad Pública por Incendios, Heladas y Desabastecimiento de Agua en Varios Municipios, mediante el Decreto número 100, esto debido a la crisis ambiental que afecta a diversas localidades del departamento. Esta medida abarca toda la jurisdicción del departamento y busca afrontar las adversidades derivadas del Fenómeno del Niño, que ha desencadenado fuertes incendios, heladas y desabastecimiento de agua.

El gobernador Carlos Amaya convocó al Consejo Departamental de Gestión del Riesgo en Moniquirá que se llevó a cabo el 22 de enero en donde se elaboró un Plan de Acción Específico, destinado a abordar las emergencias. Este plan contempla acciones de respuesta, estabilización, recuperación temprana y recuperación para el desarrollo, con el objetivo de mitigar los efectos adversos de los eventos naturales.

Según informes hasta el 17 de enero, 34 municipios del departamento enfrentan desabastecimiento hídrico, con 10 de ellos implementando racionamientos de agua. Turmequé, Sora, Somondoco, San José de Pare, Saboyá, Ramiriquí, Buenavista, Chiscas y Chivor son los más afectados.

En relación con las heladas, el departamento ha experimentado cambios drásticos de temperatura durante enero de 2024, con mínimas de hasta -6°C en las provincias Tundama, Centro y Sugamuxi.

En cuanto al tema de incendios, y según informes de la Unidad de Gestión del Riesgo, en lo corrido de este 2024, en Boyacá se han presentado 75 incendios forestales, en 46 municipios, viéndose afectadas 550 hectáreas.

El Gobierno departamental ha hecho un llamado constante a las alcaldías para estar en alerta máxima y trabajar de manera coordinada frente a la emergencia. Asimismo, insta a la población a evitar quemas controladas y acciones que puedan provocar emergencias, como arrojar basuras, vidrios o colillas de cigarrillo en zonas con cobertura vegetal.

En colaboración con el Gobierno nacional, se están implementando acciones para atender prontamente las emergencias y brindar apoyo a los afectados. El Gobierno departamental se compromete a estar atento a la población afectada, reportando directamente a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo para recibir los apoyos necesarios.

Se agradece la valiosa labor del cuerpo de bomberos, al Ejército, a la Cruz Roja, a la Defensa Civil y a los diferentes organismos que han contribuido a enfrentar esta emergencia, protegiendo la vida de los habitantes y preservando la riqueza natural de Boyacá.

compartir:
error2000
fb-share-icon0
Tweet 5

Deja un comentario

es_COSpanish